fbpx

Las luces de un coche externas son esenciales para la seguridad del conductor y del vehículo. Nos permiten iluminar la carretera para ver y ser vistos. Y, a la vez, nos ayudan a alertar a otros conductores de nuestras maniobras y a comunicarnos con ellos. Hoy en día la tecnología de la iluminación está muy avanzada y mejoran enormemente nuestra seguridad y la de los demás. En este artículo nos centraremos en hablar de los diferentes tipos de luces para el coche y explicaremos para qué se utilizan cada una. ¡No te lo pierdas! Además, si quieres especializarte en el sector automóvil, puedes formarte con nuestros Cursos y Másteres en Electricidad y Mecánica.

¿Cuáles son las luces de un coche?

Las luces de un coche tienen dos funciones principales. La primera sirve para que nos vean y, la segunda para ser vistos. Eso explica la variedad del sistema de iluminación en nuestros vehículos.

Es muy importante saber qué luces existen, cómo funcionan y cuándo deben usarse para circular de forma más segura. Por eso, a continuación, analizaremos las características y las funciones de algunas de las luces principales de un coche:

De posición

Las luces de posición son estas luces de color rojo que se activan automáticamente con las luces obligatorias. Es decir, siempre van encendidas cuando activamos las cortas, las largas o las antiniebla. Su función se basa en indicar la situación, señalar la anchura del vehículo y su posición. De esta manera se puede ser visible cuando se para en vías interurbanas, núcleos urbanos o travesías. No obstante, no se puede circular únicamente con las luces de posición ya que no iluminan la carretera.

Cruce o cortas

Las luces de cruce o cortas se aconsejan utilizar de día para mejorar la visibilidad de nuestro vehículo ya que no deslumbran ni molestan al resto de conductores. No obstante, su uso es obligatorio durante la noche, así como en días de niebla, nubes, polvo, humo, lluvias torrenciales o en cualquier otro fenómeno atmosférico que dificulte la visibilidad. También deben activarse en túneles y carriles reversibles, adicionales y otros habilitados para circular en sentido contrario, a cualquier hora del día.

Larga o de carretera

Estas luces largas o de carretera se usan principalmente en carreteras mal iluminadas y de noche. Sin embargo, habrá que cambiar a luz corta cuando se cruce con otro vehículo o peatón para evitar deslumbrarlos, tanto de frente como por los retrovisores. Según la normativa, se pueden utilizar cuando a 10 metros no se lea una matrícula. O bien, cuando a más de 40km/h haya un vehículo oscuro a una distancia de 50 metros. Además, están prohibidas en poblados.

Antinieblas (delantera y trasera)

Los antinieblas delanteros no son obligatorios ya que se utilizan como refuerzo. No obstante, son importantes para mejorar la visibilidad de nuestro vehículo cuando las luces de corto o largo alcance son insuficientes. En cambio, las traseras, sí son obligatorias en todos los coches. Estas se activan de forma manual para poder darle mayor visibilidad a nuestro vehículo.

Marcha atrás

Las luces de marcha atrás son una o dos luces blancas que advierten de esta acción a los demás conductores o, incluso, peatones. Esta iluminación se enciende automáticamente al engranar la marcha.