El sensor de oxígeno 02 es de los dispositivos más importantes y sensibles de un automóvil. Su función principal consiste en determinar si las mezclas que se producen en el automóvil son ricas o pobres. Si quieres aprender más sobre el funcionamiento de un automóvil desde un puto de vista técnico, ¡No te vayas! En este artículo te explicamos más a fondo para qué sirve, qué tipos de sensores existen y cómo se caracterizan entre ellos. Especialízate con nuestros másteres en Mecánica.

¿Para qué sirve el sensor de oxígeno o2?

El sensor de oxígeno o2 está hecho de un cilindro de Circonio Cerámico cubierto por todos los lados. Es un componente que se encarga principalmente de determinar si la mezcla de carburante que sale por el escape contiene un exceso o escasea de combustible.

Generalmente, los motores automotrices deben quemar combustible para funcionar. Se calcula que todos los nuevos vehículos después del 1980, o la mayoría, tienen un sensor de oxígeno. Este se encarga de medir y controlar la cantidad de combustible y oxígeno, presente en el humo, que sale del motor del auto. Y consiguientemente envía una señal a la computadora del auto. Así, es como se puede apreciar si existe una mezcla rica o pobre. Es decir, permite saber la cantidad de combustible que necesita el motor. Y, finalmente, asegurarse que la proporción de gasolina y aire es la adecuada.

Por lo tanto, el objetivo de este sensor de oxígeno o2, llamado también sensor de lambda, consiste en ayudar al motor a funcionar de la manera más eficiente posible, produciendo la menor cantidad de emisiones permitidas.

Tipos de sensores de oxígeno

Podemos dividir en dos grandes grupos los diferentes tipos de sensores de oxígeno. Estos sensores varían de acuerdo con el número de cables que utilizan para comunicarse con la ECU (Unidad de Control de Motor). La cantidad de conexiones que tengan los sensores o2, es decir, dos, tres o cuatro terminales, no importa porque todos cumplen la misma función. Y estos se clasifican de la siguiente manera:

Sensor O2 caliente

Estos sensores aparecieron a partir de la década de los 90. Se caracterizan por depender del calor de los gases del escape. Se consideran calientes porque poseen un elemento eléctrico que les permite generar su propio calor, alcanzar cierta temperatura y operar más rápido que los antiguos sin calefacción. Contienen tres o cuatro cables lo que permite alcanzar más rápido la temperatura de trabajo, entre 20 y 60 segundos después del arranque del automóvil.

Sensor O2 sin calefacción

Los sensores o2 sin calefacción son los más antiguos y lo más fáciles de identificar ya que solo disponen de uno o dos cables de conexión. Dependen para calentarse del calor que traen los gases del tubo de escape. Tienen un tiempo estimado de unos cuantos minutos, debido a la falta de calefacción. En este caso, pueden tardar en calentarse aproximadamente unos 5 minutos, después del encendido.