Las averías de coches pueden deberse a muchos factores diversos. Para evitar graves problemas mecánicos, es necesario un buen mantenimiento y una revisión continuada. Sin embargo, existen tareas que pueden solucionarse con un poco de conocimientos básicos. En este blog enumeraremos las averías de coches más frecuentes y explicaremos en qué consisten cada uno de estos componentes y piezas que pueden llegar a fallar en los vehículos. Además, destacaremos su importancia y utilidad. ¡Sigue leyendo para descubrirlo! Y si quieres ampliar tus conocimientos y habilidades, puedes realizar nuestros Másteres en Mecánica.

Averías de coches más habituales

A continuación, se describen algunas de las averías de coches más habituales:

Sistema ABS

El sistema ABS es un sistema de seguridad activa y unos de los avances más importantes. Se encarga de reducir la distancia de frenado al evitar que las ruedas se bloqueen y patinen. También controlan la tracción y la estabilidad. Por lo tanto, facilita al conductor la posibilidad de mantener el control de dirección y maniobrar con eficacia. Gracias a esta función, se evita un 10% de los accidentes.

Este fallo del vehículo ocurre cuando alguna de sus piezas deja de funcionar. Normalmente son las que se encuentran en las ruedas. Eso significa que a la hora de realizar una frenada de emergencia, el ABS no funcionaría. Para detectarlo, el testigo del ABS se enciende en la instrumentación.

Baterías

La batería es un elemento que suministra corriente eléctrica al vehículo para arrancar.

Es una de las averías de automóviles más comunes en las carreteras. Normalmente ocurren por la falta de atención sobre las señales enviadas por el vehículo. Esto se debe cuando los bornes se sulfatan o se oxidan con el paso del tiempo e impiden conducir correctamente la electricidad. La batería también se puede ver afectada cuando los cables se sueltan por culpa de las vibraciones. Este caso es fácil detectarlo ya que el coche se quedaría sin electricidad.

También es muy habitual que, a los tres años, la batería pierda eficacia debido a las temperaturas extremas, la frecuencia o modo de uso del coche.

Neumáticos

Los neumáticos también son un elemento esencial para mantener el control del coche. Por lo tanto, los problemas de un vehículo ocasionados por lo neumáticos pueden ser causados por tener más presión de la debida, llevar los neumáticos poco hinchados y tener un plano

En la mayoría de los casos, los elementos más sufridos son la suspensión, las rótulas, los rodamientos, las llantas y hasta el propio bloque motor. Hay que tener en cuenta que la vida útil de los neumáticos puede ser entre cuatro y cinco años. No obstante, las condiciones meteorológicas extremas aceleran el proceso de deterioro.

Motor

El motor es el corazón de un automóvil y, por lo tanto, una pieza fundamental para que este funcione. Existen varios motivos por los que se pueda encender el testigo de avería motor. Por ejemplo, puede ser por la sonda lambda la cual comprueba que la combustión sea óptima y que se transformen los gases correctamente. También puede deberse al fallo del catalizador que sirve para reducir las emisiones contaminantes. Y por otras averías en el sistema de alimentación, inyección o combustión del vehículo, etc.