fbpx

La calefacción del coche es un componente vital en cualquier automóvil. Y ahora que llega la época de frío todavía más. ¿A quién no le gusta estar calentito en invierno? Esta sensación de calor resulta ser siempre muy gratificante para cualquier conductor y pasajero. Por eso, en este blog daremos algunos consejos para utilizar correctamente la calefacción del auto. ¡Sigue leyendo para descubrirlo! Además, si estás interesado en ampliar tus conocimientos, puedes formarte con nuestros Cursos y Másteres en Mecánica.

Calefacción del coche: consejos para utilizarla correctamente

Encender la calefacción del coche en invierno hace más llevadero cualquier viaje. Desde el trayecto al trabajo hasta las escapadas de fin de semana. Pues, por si no lo sabías, si la temperatura de un automóvil es muy baja, el conductor puede resfriase. Pero, sobre todo, este frío, puede llegar a atenazarle y afectar a sus aptitudes al volante. Y, por lo contrario, el exceso de calor puede provocar somnolencia. De hecho, un habitáculo climatizado a 30º C equivaldría a un nivel de alcoholemia de 0,5 gramos por litro de sangre. Por lo tanto, la temperatura debe ser la adecuada en todo momento para garantizar tanto la comunidad como una conducción óptima.

Para todos, lo ideal sería encontrar el coche caliente después de estar toda la noche a la intemperie o en los gélidos garajes. Pero como eso no va a ser posible, por ahora, te damos algunos consejos para que puedas disfrutar de tu viaje utilizando de forma correcta y eficiente la calefacción de tu vehículo.

Encender la calefacción minutos después

Activar la calefacción en el mismo momento en el que se enciende el motor, después de que este haya estado en reposo, no tiene mucho sentido. Pues, si el motor no tiene la temperatura idónea, solo saldrá aire frío del exterior al interior por las toberas de la ventilación. Y asimismo, removerá el aire ya presente en el coche cuando se utilice el sistema de recirculación. ¡Pero esto no es todo! También puede contribuir a la aparición de vaho, debido al contraste de temperatura entre el interior y el exterior del vehículo. Por lo tanto, para evitar que esto ocurra, se aconseja encender la calefacción unos minutos después de haber iniciado la marcha. De esta manera, garantizas que el aire introducido sea caliente desde el primer momento y no se produzca esta sensación de vaho.

Distribuir el aire de la calefacción a los pies

Existe un concepto básico de física que dice que el aire caliente asciende y el frío desciende. Por lo tanto, si esto también se aplica al sistema de climatización del vehículo significa que la calefacción es más eficiente si se direcciona la salida del aire hacia los pies. De esta manera el calor asciende por sí mismo hacia el resto del habitáculo, de forma homogénea, en lugar de únicamente en la parte superior.

No poner el aire acondicionado

Para caldear, y no enfriar el habitáculo, se aconseja no apretar el botón A/C ya que el sistema de calefacción coge el calor del motor y lo lleva hasta el interior del coche. Esto, además de ser ineficiente porque utiliza más energía y aumenta el consume combustible, también puede causar una avería en el sistema.

No usar guantes ni abrigos

Conducir con guantes gruesos impide tener un buen tacto de la dirección y de la palanca de cambios. Lo mismo ocurre si llevamos un abrigo puesto mientras conducimos. Pues, en este último caso, se puede reducir la movilidad y el cinturón puede no ajustarse correctamente al cuerpo. Por lo tanto, ¿qué debemos hacer? Lo ideal sería encender la calefacción a más de 22 grados, en caso de ser muy friolero, antes que llevar más prendas de ropa de las necesarias.