fbpx

El motor eléctrico está muy presente en la sociedad actual, ya que consigue transformar la energía eléctrica en mecánica. Pues bien, ¿qué es lo que la hace tan relevante en el sector del automóvil? Aporta muchos beneficios a la industria por sus funcionalidades, las cuales conoceremos en los siguientes apartados. 

También puedes conocer en profundidad todo el entorno del motor eléctrico a través del Máster en Vehículos Eléctricos e Híbridos, el cual se compone de materiales de estudios muy completos y de calidad.

¿Qué es el motor eléctrico?

Una máquina puede ponerse en funcionamiento gracias al motor eléctrico, encargado de transformar la energía eléctrica en mecánica e impulsando la activación del artefacto. Así pues, el motor eléctrico puede llevar a cabo su función gracias a la acción de los campos magnéticos que se producen a partir de sus bobinas.

Día a día, es fácil que nos encontremos con maquinaria que empleen el motor eléctrico. Por ejemplo, las máquinas que se usan en el sector industrial, los trenes, los ventiladores, entre otras. 

Principales ventajas del motor eléctrico para el ámbito automovilístico

Hace algunos años que surgió el motor eléctrico para el sector del automóvil, siendo ahora muy evidente la aparición de vehículos eléctricos. Este auge ha tenido como resultado que la mayoría de los fabricantes se involucren en la electromovilidad.

Fomentar el uso del motor eléctrico conlleva una serie de beneficios que no solo afecta a la disminución de las emisiones de gases contaminantes de la atmósfera, sino que favorece a muchos otros aspectos por los que vale la pena informarse y estudiarlo.

Disminución en las averías mecánicas del vehículo

No es un secreto que los coches de combustión pueden producir problemas derivados del cambio de marchas con embrague y de otros elementos del motor. Los coches eléctricos no cuentan con nada de lo anterior, llegando a generar una tasa de averías próxima al 0%.

Esto se debe a que no se compone de muchos elementos que se encuentren en constante exposición al desgaste.

La carga que necesita un coche eléctrico

Según algunos estudios e información recopilada a lo largo de estos años, un coche de combustión puede costarnos hasta un 40% más que un coche eléctrico. Aun así, si solo incluimos los costes de las cargas, el motor eléctrico consume mucha menos carga que lo que gastaría de gasolina o diésel recorriendo los mismos kilómetros.

Cero emisiones contaminantes con el motor eléctrico

Como mencionamos anteriormente, hay una gran ventaja cuando nos referimos a los gases contaminantes que producen diariamente los vehículos. Al ser un coche eléctrico, estos gases se reducen a cero en su funcionamiento, convirtiéndose en una opción increíble para trabajar en el respeto hacia el medioambiente sin necesidad de parar de movernos cómodamente. 

Más agilidad en la conducción

El coche eléctrico tiene un sistema que hace el arranque con más fuerza y de manera inmediata. Asimismo, la conducción en uso urbano es muy funcional, ya que el vehículo proporciona una potencia constante, a diferencia del coche de combustión que debe dar lo máximo en las zonas de altas revoluciones.

Comodidad y ventajas de compra

Resumidamente, la compra de un coche con motor eléctrico ofrece el desplazamiento más silencioso y suave. Además, la fiscalidad es más baja que la de los vehículos de combustión. Por otra parte, existen ayudas y subvenciones para los coches eléctricos.

Como has podido observar, adquirir un vehículo de motor eléctrico supone grandes ventajas. Aparte de la más llamativa (disminución considerable de la contaminación), también se ve reflejado en la inversión que requiere y las funcionalidades a la hora de conducir.