Cómo funciona el motor del coche eléctrico

cómo funciona el motor del coche eléctrico

En la actualidad el coche eléctrico es una de las alternativas más pujantes frente a los coches de combustión. Aunque todavía es necesario perfeccionar alguno de los parámetros para conseguir una mayor demanda.

Muchos os preguntáis cómo funciona el motor del coche eléctrico. Y es una cuestión que vamos a resolver.

Si observamos la mecánica, podemos ver que su funcionamiento es mucho más sencillo que el de un motor térmico. Al contrario que los motores que funcionan por combustible en los que la energía se da por explosión, en estos el movimiento se produce gracias a interacciones electromagnéticas.

 

¿Cuáles son las partes de un motor del coche eléctrico?

Las partes de un motor eléctrico son, además del propio motor, el sistema regulador (formado por el bloque electrónico de potencia, inversor, rectificador, transformador y controlador) y el reductor de velocidad y diferencial. Para funcionar el motor eléctrico necesita de baterías.

 

Tipos de motores eléctricos

El motor del coche eléctrico pueden ser de Corriente Continua (DC o Direct Current, en inglés) o de Corriente Alterna (AC), se puede hablar de cuatro tipos de motores en coches eléctricos:

 

Motor Asíncrono o de Inducción (AC):

El giro del rotor no va a la misma velocidad que el campo magnético que produce el estator. Este motor es ideal si buscas un coste bajo, poco ruido o vibraciones y, además, un motor fiable y de la máxima eficiencia.

 

Motor síncrono de imanes permanentes (AC):

Tienen un alto rendimiento, se controla la velocidad fácilmente y cuentan con poco peso y tamaño. La velocidad del rotor es constante. Pueden ser de flujo radial o flujo axial, dependiendo de la posición del campo magnético de inducción. Si la posición es perpendicular al eje de giro del rotor, hablaremos de flujo radial (son los más utilizados). Sin embargo, los de flujo axial (posición paralela al eje) tienen la ventaja de que pueden ser integrados en la propia rueda del vehículo.

 

Motor síncrono de reluctancia conmutada o variable (AC):

Estos motores son robustos, cuentan con un alto par y su coste es bajo. Sin embargo, tampoco tienen mucha potencia. En este caso la corriente se conmuta a través de las bobinas creando un campo magnético giratorio. Por su parte, los polos del rotor se atraen por el campo magnético y crean un par que lo alimenta.

 

Motor sin escobillas de imanes permanentes (DC):

Este tipo de motor se suele utilizar en coches híbridos. Funcionan a través imanes permanentes localizados en el rotor y que se alimentan secuencialmente de cada fase del estator. Su precio es alto y tienen poca potencia pero sí cuentan con ventajas como su alta robustez, nulo ruido y que no necesitan mantenimiento.

 

Descubre mucho más sobre automóvil en nuestra oferta formativa.