Cómo elegir las mejores cadenas de nieve para el coche

Escoge las mejores cadenas de nieve para el coche

A las puertas de entrar de lleno en el invierno, la conducción se complica. Llegan las nevadas y con ellas, el hielo y las calzadas deslizantes. En estos casos, es importante saber qué cadenas de nieve son las más indicadas para ir precavidos.

¿Quieres saber cuáles comprar según tus necesidades? ¡Te lo contamos! Y si quieres convertirte en todo un experto en la materia, empieza por estudiar uno de nuestros Másters en Mecánica y desarrolla tu potencial en el sector automovilístico.

Cadenas de nieve: ¿cuáles necesito?

Ten en cuenta que, si circulas por una zona que requiere el uso de cadenas de nieve, el hecho de no utilizarlas provoca una falta de adherencia de los neumáticos. Esto puede alterar la dirección y los frenos y, por tanto, se eleva el riesgo de sufrir accidente. Por esta razón, especialmente, en las regiones más frías, es importante contar con un juego de cadenas para poder actuar frente a un imprevisto.

Ante la indicación de instalar las cadenas, éstas se deben colocar en las ruedas motrices del coche, antes de que la nieve alcance cotas muy altas. Solo están exentos de llevarlas aquellos vehículos equipados con neumáticos de invierno con identificación M+S.

Vamos a ver ahora, qué tipos de cadenas hay en el mercado y cuáles son sus pros y contras:

Metálicas

Son las cadenas para la nieve por excelencia: las clásicas. Envuelven por completo la rueda del coche a través de sus eslabones metálicos entrelazados. Son las más económicas, pero su montaje es más engorroso, y en la mayoría de casos, resultan ruidosas.

Semiautomáticas

Se conocen como las “Spikes Spider” y su sistema es cómodo, ya que se instalan y desinstalan rápidamente. Pero eso sí, son las más costosas. Su uso se aconseja a quienes utilizan frecuentemente el coche para ir a la nieve.

Textiles

Si buscas unas cadenas para la nieve de uso ocasional y en situaciones climatológicas moderadas, las textiles pueden ser la mejor opción. Se componen de una funda de tela que recubre la banda de rodadura y son las más demandadas en relación calidad-precio. ¿Las principales ventajas? Son ligeras y fáciles de montar.

De red

Las cadenas de red se asemejan a las textiles, pero la funda está formada por una red de cables plásticos. Su montaje también es ágil y sencillo, pero es necesario hacer más presión y son un tanto más caras que las de tela. Puedes comprarlas si las vas a necesitar habitualmente.

Cadenas de nieve líquidas

Cuando hablamos de cadenas líquidas nos referimos a rociar las ruedas de un spray y dejarlo actuar unos minutos. Son las más baratas, pero las menos fiables. Y es que una vez el líquido aplicado se pierde en la calzada, el neumático queda desprotegido. Por esta razón, se suelen emplear para sacarnos de un apuro puntual, ya que, además, su uso no esta exento de multa.